Iniciar un de un proceso de planificación patrimonial (sucesoria o no) es un acto de responsabilidad que nos permitirá conocer los efectos jurídicos patrimoniales -presentes y futuros- derivados de una concreta situación vital, y nos dará la posibilidad de decidir si queremos asumir tales consecuencias o, por el contrario, preferimos controlar tales efectos, dentro de los límites de la legislación aplicable en cada momento.

En función del momento vital en el que nos encontremos, la planificación irá dirigida a proteger o prevenir unos escenarios u otros en función de las circunstancias personales, patrimoniales y familiares de cada persona.

Por nuestra experiencia y nuestra especialización, nos centramos en el asesoramiento de aquellos momentos vitales que sabemos que son los más delicados desde el punto de vista jurídico y respecto de los cuales hay que prestar una mayor atención, y en concreto en los siguientes:

SERVICIOS

CONTÁCTANOS